GLICEE o GICLÉE

Las copias giclée suponen una gran ventaja para fotógrafos y artistas cuyo volumen hace inviable la producción masiva de su trabajo, pero que quieren reproducir sus obras o fotografías en función de sus necesidades o bajo demanda. Una vez creados los archivos digitales, nuevas reproducciones se pueden crear con el mínimo esfuerzo a un coste razonable. Desaparece la prohibitiva inversión necesaria para producir una gran edición. Los archivos digitales no se deterioran y pueden ser reproducidos en cualquier momento, en cualquier cantidad, a cualquier tamaño y sobre diferentes soportes, proporcionando al artista la posibilidad de adaptar su trabajo a los gustos y necesidades de sus clientes.

El término copia Giclée, también conocido como Fine Art o Iris print, connota un ascenso en la tecnología de impresión. Las imágenes generadas por cámaras fotográficas, escáneres de alta resolución  o programas de diseño e imagen digital, son impresas con tintas de calidad archivo sobre papel 100% fibra de algodón u otros soportes de reproducción artísticos. Las copias giclée permiten reproducir obras de arte sean pinturas,  fotografías o imaginería digital con mayor precisión de color que otros métodos de impresión.

El Giclée (pronunciación /ʒiˈkle/ “yiclé” en castellano) es un neologismo para denominar el proceso que permite hacer impresiones artísticas desde una fuente digitalizada utilizando una impresora de chorro de tinta. El término fue acuñado por Jack Duganne para referirse a cualquier tipo de impresión de esas características hecha con propósitos artísticos. La intención fue distinguir el denominado “Iris Proof”, de corte industrial, del proceso artístico hecho con el mismo tipo de impresoras.